es Español

La residencia o colegio mayor constituyen, verdaderamente, un segundo hogar.

- Convive y estudia

Ventajas de una Residencia o Colegio mayor frente a otras opciones

Teniendo en cuenta las diferencias lógicas de tamaño, gestión, precio, etc. que pueden darse entre estos centros, vamos a detenernos en aquello que es común a todos.

Si eres creyente y consideras que es importante que respeten tus valores y crecimiento personal en un ambiente similar al que tienes en casa, la ventaja es evidente. La residencia o colegio mayor constituyen, verdaderamente, un segundo hogar.

Entorno que promociona los valores cristianos. Se busca que cada uno se sienta feliz y donde se fomenta entre otras cosas la libertad responsable y el estudio, como una de las primeras obligaciones.

¿Qué va a suponer que sea católico (gestionado por entidades religiosas)?

En todos ellos, normalmente con independencia de su tamaño, se procura y ofrece:

  • Ambiente familiar, de diálogo, acogida y crecimiento personal, que facilite la integración del estudiante.
  • Entorno que promociona los valores cristianos, se busca que cada uno se sienta feliz y donde se fomenta entre otras cosas la libertad responsable y el estudio, como una de las primeras obligaciones.
  • La organización de una serie de actividades culturales, deportivas, y de ocio que favorezcan la formación integral, un entretenimiento sano y la socialización con otros estudiantes compartiendo aficiones y experiencias.
  • Posibilidad de profundizar y celebrar la fe desde el respeto a la libertad personal.

¿Si soy católico no practicante?

Si eres católico no practicante o simplemente no eres creyente, lo que te garantiza una residencia o colegio mayor católico es:

        1. Respeto a la libertad personal del estudiante, respeto que ha de ser mutuo hacia la institución y lo que propone.
        2. Seguridad.
        3. Cuidados y una atención personalizada.
        4. Servicios adecuados a tus necesidades, para que puedas estudiar y sociabilizarte en un ambiente sano.
        5. Ciertos límites de comportamiento y de horarios que te van a facilitar el proceso de maduración y crecimiento personal.